29 de enero de 2016

Elizabeth y Darcy, un amor eterno



El Clásico "Orgullo y Prejuicio" de Jane Austen cumple 203 años...

Después de dos siglos, la historia de Elizabeth Bennet y Fitzwilliam Darcy, sigue más vigente que nunca, y es que el amor cuando es auténtico va más allá del tiempo y el espacio. La novela escrita por Jane Austen y publicada por primera vez el 28 de enero de 1813 (como obra anónima), es una de las primeras comedias románticas en la historia de la novela y se ha convertido en referencia para los románticos.

Es una de las obras más conocidas de la literatura inglesa, posee innumerables ediciones y adaptaciones como la versión para televisión de 1995, en la que Colin Firth interpretó a Mr. Darcy; y la versión cinematográfica del 2005, protagonizada por Keira Knightley, Matthew Macfadyen, Donald Sutherland, Rosamund Pike, Jena Malone y Carey Mulligan.

La novela nos habla de las hermanas Bennet: Jane, Elizabeth, Mary, Kitty y Lydia, quienes viven en la Inglaterra Georgiana. Sus vidas se vuelven del revés cuando un joven rico (el Sr. Bingley) y su mejor amigo (el Sr. Darcy) entran en sus vidas. Darcy lucha durante meses contra sus sentimientos, pero al final se da cuenta que le resulta imposible vivir sin Elizabeth y le confiesa su amor. Elizabeth y Darcy, deben madurar para superar sus crisis y temores, y aprender de sus errores para encarar el futuro, superando el orgullo de clase de Darcy y los prejuicios de Elizabeth hacia él.

Algunas frases de Orgullo y Prejuicio

“La persona que realmente te ama lo hará hasta en tus peores momentos”

"No podría decir qué momento, qué lugar, qué mirada o qué palabra sirvieron de base. Hace ya demasiado tiempo. Lo que sí sé decirte es que para cuando me di cuenta ya estaba metido hasta el cuello"

"Somos pocos los que tenemos suficiente valentía para enamorarnos del todo si la otra parte no nos anima"
 

"Es reconocida como verdad absoluta aquella que afirma que un hombre soltero dueño de una gran fortuna ha de sentir algún día la necesidad de casarse..."

“Tiene que saberlo. Tiene que saber que todo lo he hecho por usted. Es usted demasiado buena para jugar conmigo. Su conversación de anoche con mi tía me ha hecho recobrar la esperanza que ya creía tener totalmente perdida. Si sus sentimientos siguen siendo los mismos, dígamelo. Mi afecto y mis deseos no han cambiado, pero una sola palabra suya me silenciará para siempre. Sin embargo, si sus sentimientos han cambiado, debo decirle que ha embrujado usted mi cuerpo y mi alma y que la amo, la amo y la amo y que ya nada podrá separarme de usted.”

Comparte en

Seguro también te gustan

Elizabeth y Darcy, un amor eterno
4/ 5
Oleh

Suscripción por email

Suscríbete por correo electrónico y recibe notificaciones de nuevas entradas.

Deja un comentario o sugerencia